Las historias después del punto

Este fin de semana en mi cuenta de Twitter puse en práctica una idea sobre otra forma de contar historias usando mis fotografías. La idea vino de la obra de arte titulada “Fuente” de Marcel Duchamp y considera la más influyente del Siglo XX: un simple urinario.

Normalmente cuando posteo una foto viene acompañada de un texto explicativo de lo que para mi significa esa foto o la forma fácil que es decir lo que obviamente es. En términos generales cada persona comparte fotos con sus propios puntos de vista sobre lo que considera que mira y además la contextualiza.

Entonces me contaron la historia del retrete en un museo; pues resulta que con eso nació lo que se conoce como arte conceptual: pensamiento y exposición de la crítica. Lo ocurrido puede resumirse en “Que el Sr. Mutt haya hecho con sus manos La fuente o no, carece de importancia. Él es quien la ha elegido. Ha tomado un artículo común de la vida de todos los días, lo ha colocado de modo que su significado útil desapareciera, ha creado un nuevo pensamiento para este objeto.”

En el devaneo de cómo encontrar nuevas formas de comunicar, mientras divagaba en uno mil pensamientos, llegué a la conclusión que muchas de fotografías ya venían con un límite: el de mis pre – juicios (no es sinónimo de prejuicio), y que podrían generar otras historias, pero historias personales para que cada persona que la viera las construyera en su imaginario.

Los costos son mínimos para hacer y difundir una fotografía, siempre y cuando no sean fotógrafos profesionales o artísticos o comerciales. Por tanto esta es una idea para quienes caminamos por la vida y encontramos situaciones que no parecen novedosas o que requieren ser expuestas públicamente por la razón que sea.

¿Que historia personal pueden contar quienes miran algunas de las fotografías que he posteado y las subiré acompañadas por un un simple punto (signo gramatical)?

Creo que la fotografía común y corriente que se distribuye por las redes sociales virtuales podrían tener un alto contenido político -que no compitan con los memes- que a lo sumo contengan el lugar en fueron captadas. Consideración: cada persona es libre de subir sus fotos como quiera y para lo que sea; es decir, es un asunto personal.

Lo que viene ahora es saber cómo puedo usar esta idea en mi trabajo periodístico, cuando la norma comúnmente establecida es que los lectores, radioescuchas y televidentes deben tener “noticias” reales, contextualizadas, contrastadas, objetivas y verificadas, que respondan a las 5 preguntas básicas (grilletes jurídicos que impiden las innovaciones en esta profesión).

Déjese llevar por su imaginación cuando vea un foto y por eso creo que existe una historia adicional después del punto.

. pic.twitter.com/jS92zyyQuM— Raul Zavala (@Zavala_Ra) 6 de enero de 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s